Los fármacos órgano-terápicos
  Prof. Dr. César Sánchez y Prof. Dra. Ursula Tropper

Los principios de la efectividad de los fármacos órgano-terápicos son mucho más difíciles de determinar que las sustancias químicas más simples o monodrogas actuales, ya que en un producto biológico existen miles de constituyentes activos. Además, a las diferencias estructurales minerales y biológicas entre los distintos tejidos, se suma las diferencias sexo-específicas de las glándulas endocrinas (por ejemplo en el caso de la placenta en que diferenciamos según el sexo del feto en femenina o masculina.

Según Franz Schmid se pueden distinguir tres tipos fundamentales de acción de los fármacos biológicos: 1 - Acción sustitutiva, 2 - Acción dinámica y 3- Acción informativa.
1 - Acción sustitutiva: se produce principalmente por el empleo de células íntegras, lisados o extractos, cuyos sustratos bioquímicos y elementos minerales sirven para la sustitución de los defectos estructurales y las insuficiencias funcionales de las células del receptor.
2 - Acción dinámica: se debe al aporte de enzimas en los preparados.
3 - Acción informativa: que siempre existe.
El objetivo de las terapias biológicas es “revitalizar”, es decir hacer funcionar un órgano, un sistema o el organismo todo, como en una época cronológica anterior y por un período de tiempo aceptablemente prolongado (Kment), mediante el aporte de células liofilizadas de origen embrionario, fetal o animal joven y también en la aplicación de fracciones moleculares de dichas células. De ese modo se ofrece al organismo, en presenectud o senectud, material biológico de alto poder vital que las células en disfunción emplearán para su reparación y vitalización.
Los fármacos órgano-terápicos
El Prof. F. Schmid clasifica los fármacos órgano-terápicos en:
-Preparados orgánicos: son preparados compuestos de varios tejidos u órganos (por ej. células cerebrales más células hipotalámicas) que contienen también el tejido intercelular correspondiente o sea el tejido conjuntivo de cada órganos o glándula, incluido en la preparación.
-Preparados hísticos: son preparados que contienen un solo tipo de células más su tejido conjuntivo (colgajos hepáticos, cerebrales, etc.).
-Preparados celulares: son células aisladas como “concentrados celulares” (concentrados de leucocitos, trombocitos, osteoblastos, células pancreáticas B, células de Sertoli etc.).
-Organelas celulares: son los concentrados de mitocondrias, ADN, lisozomas, etc.
-Compartimientos celulares: son preparaciones que contienen sólo constituyentes celulares de distintas dimensiones, desde organelas a macromoléculas.
-Extractos de tejidos, glándulas y células: se han separado mediante procesos -por ej. Vaporización- los líquidos orgánicos y el tejido intercelular. Son los extractos de timo, bazo, páncreas, etc.
-Hidrolizados de órganos, tejidos y células: se obtienen por escisión hidrolítica por acción enzimática.
-Filtrados y ultrafiltrados: se obtienen suspensiones líquidas separando las partes sólidas celulares. Según la malla de los filtros empleados se distinguen filtrados, de los ultrafiltrados más finos.
-Secreciones orgánicas: engloban a la mayoría de los preparados enzimáticos del estómago y del resto del aparato digestivo y también a las glándulas hormonales (insulina, hormona del crecimiento).
-Seroterápicos: incluyen a las preparaciones del suero total o fracciones.
-Terapéuticos microbiológicos: comprenden células microbiales, extractos o secreciones de microorganismos.
-Preparados enzimáticos: son enzimas individuales, o mezcladas con otras, pero sin otros agregados sean orgánicos o no.
-Factores: Fracciones aisladas de acción específica como factor de crecimiento, citoquinas, péptidos tímicos, etc. 
Cuando la terapia biológica está destinada a revitalizar algún órgano específico como por ejemplo riñón, corazón o pulmón, es necesario asociar tejidos u órganos que por su acción intervienen sobre el organismo en general y que de algún modo siempre están implicados en la enfermedad orgánica y que, por su importancia, describiremos brevemente a continuación: Mesénquima, Placenta, Cordón umbilical, Colágeno, Elastina, Timo, Bazo, Suprerrenal, Hipotálamo.
1. Mesénquima. El tejido mesenquimal (también "mesenquimático"), genéricamente denominado mesénquima o tejido blastémico, es el tejido del organismo embrionario que deriva del mesodermo (capa intermedia del disco embrionario trilaminar). Es de tipo conjuntivo laxo: con una abundante matriz extracelular, compuesta por fibras delgadas, rica en colágeno, fibroblastos y relativamente pocas células indiferenciadas sin las características específicas de los órganos fetales o adultos por lo que su acción terapéutica no es órgano-específica, es decir hacia un órgano determinado. Aunque lo es en general para todos los órganos, glándulas y tejidos derivados del mesénquima -vasos sanguíneos y órganos cardiovasculares, músculo liso, mesotelio y sistema linfático- y por supuesto para el mesénquima que subsistirá en el adulto: el tejido conectivo y la matriz extracelular que hacen de sostén que conforman los órganos.
En estado de embrión, el cordón umbilical y las arterias  de la placenta son mesenquimáticas.

En el feto derivan del mesénquima:

  • Sistema cardiovascular: corazón, arterias, venas y glóbulos rojos.
  • Esqueleto: todo el sistema articular y el revestimiento de las sinoviales articulares, los huesos, músculos estriados.
  • Piel: dermis e hipodermis y tejido subcutáneo, también el marfil de los dientes.
  • Sistema inmunológico: bazo, la médula ósea, los ganglios linfáticos, las placas de Peyer, los histiocitos, los plasmocitos, los leucocitos y los reticulocitos.
  • Sistema urinario: la vejiga, los uréteres y los cálices renales.
  • Sistema genital: ovario y testículo.

En todo el resto del organismo, el mesénquima, a través del tejido conjuntivo, cumple la importantísima función de ser el esqueleto parenquimatoso de sostén a través del cual le llegan los nutrientes a las células que lo componen.

El tejido conjuntivo del feto a término y del adulto:

  • Células todas derivadas del mesénquima embrionario: fibroblastos que son fijas, mientras que las restantes son móviles como los histiocitos, mastocitos, granulocitos, eosinófilos, neutrófilos y reticulocitos.
  • Fibras: colágenas y elásticas.
  • Sustancia fundamental o matriz extracelular que es una sustancia gelatinosa donde reposan todas las células y fibras y por donde pasa todo lo que entra y sale de las células y en donde nacen o terminan los capilares arteriales, venosos y linfáticos y las terminaciones nerviosas corpusculares de Pacini y Meisner.  

Obtención del tejido mesenquimático
El tejido mesenquimático liofilizado se obtiene del bovino a partir de:

  • La lámina del mesodermo en la tercer semana del embrión.
  • Del tejido témporo-mandibular  hasta la sexta semana.
  • Tejido umbilical embrionario en estado de conducto vitelino.
  • Cordón umbilical hasta el tercer mes de gestación.

Acción terapéutica
Todo signo de desgaste precoz y toda decadencia senil es consecuencia de la decadencia de los tejidos mesenquimático: la piel deshidratada y arrugada, las arterias endurecidas, las venas dilatadas e insuficientes, la decadencia sexual, las limitaciones osteoarticulares, la debilidad del sistema inmunológico. Por esa razón el empleo del tejido mesenquimático es prioritario en la profilaxis del envejecimiento, ya que como vimos será empleado para impulsar revitalización y regeneración en todos los tejidos adultos derivados de esta capa germinativa.

2 - Placenta. La placenta se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y el óvulo que dieron desarrollo al feto y tiene dos componentes: un componente materno y un componente fetal.
Componente materno
La placenta, por su cara materna, está formada por parte de la mucosa materna y dividida en lóbulos o cotiledones por una serie de surcos profundos. El origen de esta parte placentaria es la mucosa uterina. Esta proliferación del endometrio afecta a los vasos, al epitelio, al corion y a las glándulas. La porción materna es la parte más externa de la placenta, en contacto con la pared uterina, por lo que se llama placa basal. Formado por tejido embriógeno -el citotrofoblaso y el sincitiotrofoblasto- y tejido materno: a decidua basal con los vasos y glándulas uterinas.
En la placenta se pueden distinguir los troncos vellosos (partes redondeadas y salientes por la cara materna). Cada uno de ellos con sus ramificaciones se encuentra suspendido en una cámara que está delimitada lateralmente por el septo intercotiledóneo que apareció en el cuarto mes de gestación.

Componente de origen fetal

Es una evolución del trofoblasto. Está formado por dos partes, una capa celular interna (citotrofoblasto) y una capa celular externa (sincitiotrofoblasto). Estas capas están separadas del amnios por un espacio de estroma extraembrionario. Todos estos componentes -el cito y sincitiotrofoblasto, el estroma extraembrionario y el amnios-llevan el nombre de placa coriónica. Por la cara fetal, y debido a la transparencia del amnios, se ve la distribución de los vasos umbilicales.
Las vellosidades coriónicas se arborizan y aparecen rodeadas por una doble capa trofoblástica: una parte superficial, originada por el sincitiotrofoblasto y una parte profunda y fibrótica, originada por el citotrofoblasto, que se conoce como células de Langhans. Aparecen en este momento las vellosidades en grapa, ramas de estos “árboles” que llegan hasta la cara materna de la placenta; mientras que el resto quedan como vellosidades flotantes en la cámara intervellosa.
La placenta actúa en el embrión y en el feto como: “intestino” para nutrirlo, como “riñón” para la evacuación de las sustancias metabólicas residuales; como “pulmón” en el intercambio gaseoso, produce la mayor parte de las “hormonas” responsables de gestación; “almacena” sustancias nutritivas y es “inmunoprotectora”.

Función endocrina

A nivel endocrino, la placenta elabora dos tipos de hormonas, las hormonas polipeptídicas: la gonadotrofina coriónica y la somatotrofina coriónica y las hormonas esteroideas: estrógeno y progesterona.
Gonadotropina coriónica. Que se produce desde la formación del corion hasta que en la 12ª semana decrece la producción. Es una glicoproteína secretada por el sincitiotrofoblasto a partir del día 5 o 6 después de la fecundación, alcanzando su concentración máxima en el segundo mes. Mantiene al cuerpo lúteo al inicio del embarazo, promueve la síntesis de esteroides y la secreción de testosterona en el feto masculino y FSH en el feto femenino.
El lactógeno placentario o somatomatotropina coriónica. es una hormona proteica similar a la prolactina, producida en el sincitiotrofoblasto la primera semana del embarazo, alcanzando su concentración máxima en el sexto mes. Mantiene el suministro constante de glucosa estimulando la lipólisis materna por manipulación de las concentraciones y la sensibilidad materna a la insulina. También aumenta el flujo de aminoácidos hacia el feto. El lactógeno es responsable de los cambios somáticos del cuerpo, como el aumento del tamaño de las mamas.
Progesterona. Al principio es secretada por el cuerpo amarillo y a partir del segundo mes por la placenta, y cuya producción aumenta durante toda la gestación. Es también usado por la madre y por las glándulas suprarrenales del feto.
Estrógenos (estrona, estradiol y estriol). Cuya producción también aumenta durante la gestación y son usadas tanto por la madre como por el feto. El más abundante de las hormonas esteroideas es el estriol transformada en el hígado del feto a partir del precursor DHEA-SO4. Estímulan el crecimiento embrionario y adaptan el metabolismo de la madre a las necesidades del feto.
La Glucoproteína β-1 específica del embarazo (PSBG). es una hormona protéica de la familia de inmunoglobulinas producida en el sincitiotrofoblasto. Transporta estrógenos y aminoácidos, es un inmunosupresor. Se detecta poco después de la implantación y, para el final del embarazo, es la proteína fetal más abundante en la circulación sanguínea materna.
En zoología es conocido que hay animales que comen la placenta ya que instintivamente perciben su inmenso valor biológico que de ese modo transmiten a sus crías. También popularmente y desde tiempos remotos se le atribuyen a la placenta propiedades estimulantes por lo que cumplía un importante rol como medicamento curativo.

En medicina biológica aprovechamos la placenta, tanto como implante celular como en forma peptonas (vía oral y/o intramuscular) en múltiples alteraciones ya que es un inmenso reservorio de valiosos y vitales sustancias como enzimas, hormonas y sustancias hormonales intermedias, RNS y DNS, minerales y distintos principios nutritivos. Además del potente poder vital que asegura la nutrición y el crecimiento embrionario y fetal.

Niehans pregonaba: “Sin placenta no existe la celuloterapia” corroborando esta afirmación con su amplísima experiencia de modo tal que la considera el tejido basal y fundamental de toda terapia celular.

Acción de la placenta

Las acciones benéficas de la placenta se observan en los trastornos circulatorios de cualquier naturaleza, en el incremento de la diuresis, en las enfermedades reumáticas tiene un efecto similar a los corticoides, inhibición en el desarrollo de tumores y en general en toda revitalización.

3 - Cordón umbilical. Otro órgano que se considera básico en celuloterapia es el tejido conjuntivo fetal que se extrae del cordón umbilical, que es indispensable en toda revitalización para el fortalecimiento y renovación de todo el tejido conjuntivo incluida las arrugas.

Como derivado del mesénquima fetal tiene un gran poder de actuar incentivando el crecimiento de células, tejidos y órganos, y actuando como intermediario en todas las funciones de intercambios de sustancias celulares desde la nutrición hasta la excreción. También es importante la función de sostén de todos los tejidos. Sus cualidades hacen del cordón umbilical un implante obligatorio en toda revitalización.

4 - Colágeno. El colágeno es una proteína que forma fibras, las fibras colágenas. Estas se encuentran en todos los animales Son secretadas por el tejido conjuntivo como los fibroblastos, así como por otros tipos celulares. Es el componente más abundante de la piel y de los huesos, cubriendo un 25% de la masa total de proteínas en los mamíferos.
Las fibras de colágeno forman estructuras que resisten las fuerzas de tracción. Su diámetro en los diferentes tejidos es muy variable y su organización también; en la piel de los mamíferos están organizadas como cestos de mimbre, lo que permite la oposición a las tracciones ejercidas desde múltiples direcciones. En los tendones lo están en haces paralelos que se alinean a lo largo del eje principal de tracción. En el tejido óseo adulto y en la córnea se disponen en láminas delgadas y superpuestas, paralelas entre sí, mientras las fibras forman ángulo recto con las de las capas adyacentes.

Tipos de colágeno

El colágeno en lugar de ser una proteína única, se considera una familia de moléculas estrechamente relacionadas pero genéticamente distintas. Se describen 11 tipos de colágeno:

  • Colágeno tipo I: Se encuentra abundantemente en lapiel, hueso, tendón, la dentina y la córnea. Es sintetizado por fibroblastos, condroblastos y osteoblastos. Su función principal es la de resistencia al estiramiento.
  • Colágeno tipo II: Se encuentra sobre todo en el cartílago, pero también se presenta en la córnea embrionaria y en la notocorda, en el núcleo pulposo y en el humor vítreo del ojo. Es sintetizado por el condroblasto. Su función principal es la resistencia a la presión intermitente.
  • Colágeno tipo III: Abunda en el tejido conjuntivo laxo, en las paredes de los vasos sanguíneos, la dermis de la piel y el estroma de varias glándulas. Es sintetizado por las células del músculo liso, fibroblastos, glía. Su función es la de sostén de los órganos expandibles.
  • Colágeno tipo IV: Es el colágeno que forma la lámina basal que subyace a los epitelios. Es sintetizado por las células epiteliales y endoteliales. Su función principal es la de sostén y filtración.
  • Colágeno tipo V: Presente en la mayoría del tejido intersticial. Se asocia con el tipo I.
  • Colágeno tipo VI: Presente en la mayoría del tejido intersticial. Sirve de anclaje de las células en su entorno. Se asocia con el tipo I.
  • Colágeno tipo VII: Se encuentra en la lámina basal.
  • Colágeno tipo VIII: Presente en algunas células endoteliales.
  • Colágeno tipo IX: Se encuentra en el cartílago articular maduro. Interactúa con el tipo II.
  • Colágeno tipo X: Presente en cartílago hipertrófico y mineralizado.
  • Colágeno tipo XI: Se encuentra en el cartílago. Interactúa con los tipos II y IX.

5 - Elastina. La elastina es una proteína con funciones estructurales que, a diferencia del colágeno que proporciona resistencia, confiere elasticidad a los tejidos. Se trata de un monómero con gran capacidad de expansión que recuerda ligeramente a una goma elástica. La elastina se encuentra presente en todos los vertebrados.
En los mamíferos (y en los vertebrados en general), se puede encontrar predominantemente allí donde el tejido sufre repetidos ciclos de extensión-relajación. Ejemplos típicos son las arterias, ligamentos, pulmones y piel. Presenta unas sorprendentes cualidades elásticas, quizá la más llamativa sea su alta resistencia a la fatiga. Las fibras elásticas de las arterias humanas (especialmente del arco aórtico) sobreviven más de 60 años, soportando miles de millones de ciclos de extensión-relajación

6 - Timo. El timo, es un órgano del sistema linfático responsable de la maduración de los linfocitos T, y además tiene funciones endocrinas, ya que secreta algunas hormonas. El timo tiene su máxima actividad durante la infancia y la adolescencia. En la edad adulta se atrofia parcialmente, siendo sustituido por tejido adiposo; no obstante siempre conserva una actividad residual.
En la médula ósea se forman los linfocitos T precursores constituyendo el primer escalón. De allí la mayor parte migran al sistema linfoideo –bazo, amígdalas, vegetaciones, apéndice- donde se convierten el Linfocitos maduros o activos, mientras que otros atraviesan el timo y allí -por acción de las hormonas Timosina y Timosina Alfa 1- se transforman en Linfocitos T o Linfocitos timodependientes que continuamente hacen el recorrido timo/sangre/gangliolinfático/sangre/timo.
A lo largo de este recorrido, los linfocitos T adquieren los receptores antigénicos específicos y aprenden a no atacar a los antígenos propios del individuo (autoantígenos). Los linfocitos T -que producen la inmunidad celular en la periferia sistema constituido por los ganglios linfáticos, el bazo y la dermis- evolucionan a 3 tipos distintos:

  • Linfocitos T Helpers que mediante sus linfoquinas ayudan a segregar anticuerpos a los linfocitos B, favorecen a la existencia de los Linfocitos Killer y también a la acción de los macrófagos.
  • Linfocitos T Supresores que limitan y/o terminan con las reacciones inmunes.
  • Linfocitos T Killer o citolíticos con capacidad para atacar/destruir/digerir sustancias extrañas.

También puede considerarse como un órgano del sistema endocrino y por tanto una glándula endocrina, ya que secreta hormonas y otros factores solubles, que además de controlar la producción y maduración de los linfocitos T en el timo, regulan la actividad y las interacciones de las células T en los tejidos periféricos. Se conocen tres polipéptidos, con características hormonales, secretados de este órgano, que son la timolina,y la timopoyetina
En la década del ´30 aparecieron varios fármacos que utilizaban “jugo de timo de terneras” (laboratorio Merck en Alemania y La Roche en Suiza) porque, ya en 1923 Knipping había comprobado un aumento en la cantidad de linfocitos y una menor predisposición a los resfríos. Con el advenimiento de las sulfamidas, penicilina y otros antibióticos se relegó la importancia de la exaltación de las defensas o inmunología inespecífica. En la década del ´50 aparecen trabajos que señalan el beneficio obtenido en animales con cáncer al administrarles extracto de timo. Es así que en 1970, los laboratorios europeos, especialmente alemanes, toman estas experiencias y comienzan a fabricar productos con extracto tímicos. En Buenos Aires, el Prof. Pavlosky, en 1947 practicó en el Hospital Fiorito y en el Álvarez injertos de timos bovinos pero al igual que las experiencias europeas sufrió el inevitable rechazo del trozo injertado que hoy sabemos que se debe al hecho de practicarlo con timo de animales adultos. Niehans tuvo la genial idea de usar donantes fetales y además desestructurar el tejido picándolo en pequeñísimos trozos y en lugar de injertarlos los aplicaba por inyección intramuscular. Recién en 1961, el australiano Miller demuestra que es en el timo donde los linfocitos maduran hasta transformarse en linfocitos T.
El finlandés Talleberg en su libro “Las hormonas del timo” describe al timo como el “cerebro de toda la red inmune”, lo que actualmente está corroborado por los innumerables trabajos realizados a partir de entonces. La respuesta inmune es el resultado de la interacción del antígeno con los linfocitos que poseen proteínas receptoras específicas en sus membranas.
Los linfocitos B se originan y maduran en la médula ósea pasando luego a los ganglios linfáticos donde se activan en presencia de agentes extraños con la ayuda de los linfocitos T kelpers. Los linfocitos B son los que producen las inmunoglobulinas que están codificadas genéticamente para reconocer unas diez mil sustancias extrañas, y dando así la “inmunidad sérica o bioquímica”.
Hay otros elementos inmunológicos producidos por los linfocitos T dependientes conocidos como “modificadores de la respuesta biológica” (sustancias BRM o Biological Response Modifiers) como son las interleuquinas, interferones, TNF (tumor necrosis factor) etc. que actúan sólo a través de los linfocitos T periféricos. Todo este sistema se mantiene en perfecta homeostasis mediante un sistema “feed-back”.
El nacimiento de linfocitos T Precursores se frena:

  • por el exceso de péptidos tímico-estimulantes que excitan la producción de ACTH y cortisona.
  • por acción de los citostáticos, radiaciones y también los rayos X.
  • el exceso de corticoides en sangre debido a suministros farmacológicos tan frecuente en enfermedades alérgicas y autoinmunes.

7 – Bazo. El bazo es un órgano que forma parte del sistema inmunológico e interviene en el sistema circulatorio humano. Tiene funciones inmunitarias y hematopoyéticas.

  1. Funciones inmunitarias: interviene en la producción de IgM y además produce opsoninas que facilitan la fagocitosis de las bacterias con cápsula.
  2. Funciones hematopoyéticas: produce los glóbulos rojos fetales, propiedad que desaparece en el adulto. Interviene en la maduración y destrucción de los glóbulos rojos, también en el moldeo de los reticulocitos hasta disco bicóncavo. No es un depósito de glóbulos rojos pero sí del hierro. Otra de sus propiedades es tener disponible plaquetas y macrófagos para su pasaje al torrente sanguíneo en caso de necesidad.

En celuloterapia, el bazo puede reemplazar en parte la falta de péptidos tímicos que acompañan al envejecimiento por lo que se lo asocia terapéuticamente al timo.

8 - Hipotálamo. Es una glándula endocrina que forma parte del diencéfalo, y se sitúa por debajo del tálamo. Libera al menos nueve hormonas que actúan como inhibidoras o estimulantes en la secreción de otras hormonas en la adenohipófisis, por lo que se puede decir que trabaja en conjunto con ésta.

Suele considerarse el centro integrador del sistema nervioso vegetativo (o sistema nervioso autónomo), dentro del sistema nervioso periférico. También se encarga de realizar funciones de integración somato-vegetativa.
En conjunto con la hipófisis, realiza la homeostasis del organismo, por medio de un sistema de realimentación negativa.
Funciones del hipotálamo

  • Regula el hambre, el apetito y la saciedad por medio de hormonas y péptidos como la colecistoquinina, el nivel de glucosa y ácidos grasos en sangre.
  • El hipotálamo anterior (parasimpático) disipa o difunde el calor y el hipotálamo posterior (simpático) se encarga de mantener la temperatura corporal constante aumentando o disminuyendo la frecuencia respiratoria y la sudoración.
  • Regula el ciclo del sueño y de la vigilia (ritmo circadiano).
  • El hipotálamo, en cuanto órgano endocrino, se ocupa de liberar factores liberadores o inhibidores a la sangre, pero también es capaz de producir neurohormonas listas para su secreción.

Neurohormonas

A. Hormona antidiurética. El hipotálamo produce en los núcleos supraópticos y paraventriculares la ADH (hormona antidiurética) o vasopresina, la cual se acumula en la neurohipófisis, desde donde es secretada. La vasopresina regula el balance de agua en el cuerpo actuando sobre los riñones. Esta hormona se almacena en la hipófisis posterior de donde es liberada. La disfunción del hipotálamo en la producción de ADH causa diabetes insípida.

B. Oxitocina. La oxitocina es también producida por el hipotálamo y almacenada y liberada por la neurohipófisis; también comparte similitudes en su estructura proteínica y llegan a compartir algunas funciones. En el caso de los hombres, se desconoce su funcionalidad, pero se la asocia con los genitales externos y con receptores de la vesícula seminal.

En el caso de las mujeres, la oxitocina acelera el número de contracciones en el parto e influye al útero a que se reacomode después del parto. También incita a las fibras musculares que rodean a las células secretoras de leche de las glándulas mamarias a secretar leche en respuesta al acto de mamar del niño.

C. Hormonas hipotalámicas que regulan a las hormonas hipofisiaria:

  • Hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH, LHRH o LHRF) que actúa sobre la hipófisis, estimulando la producción y la liberación de la hormona luteinizante (LH) y la hormona foliculoestimulante (FSH). El balance de estas hormonas coordina el ciclo menstrual femenino y la espermatogénesis en los hombres.
  • Hormona liberadora de tirotropina (TRH). Estimula la secreción de prolactina (PRL) y de tirotropina (TSH) por parte de la adenohipófisis.
  • Hormona liberadora de corticotropina (CRH o CRF). Estimula la liberación de adrenocorticotropina (ACTH) y β-endorfina por parte de la adenohipófisis. La hormona antidiurética y la angiotensina II potencian el efecto liberador de CRH.
  • Somatocrinina, hormona liberadora de somatotropina (STH) o factor liberador de hormona del crecimiento hipofisiario (GRF).
  • Somatostatina u hormona inhibidora de la liberación de somatotropina (GIH). Como su nombre indica, inhibe la secreción de somatotropina y de otras hormonas como la insulina, el glucagón, el polipéptido pancreático y la TSH.
  • PIF (Factor inhibidor de la liberación de prolactina). Actúa en forma constante inhibiendo la secreción de prolactina hipofisiaria.

Glándulas Suprarrenales
Están formadas por dos estructuras diferentes que son la médula suprarrenal y la corteza suprarrenal, ambas inervadas por el sistema nervioso autónomo.

Médula suprarrenal

La médula suprarrenal está compuesta principalmente por células cromafines productoras de hormonas, siendo el principal órgano de conversión de tirosina en catecolaminas, epinefrina y norepinefrina, también conocidas como adrenalina y noradrenalina, respectivamente. Las células de la médula suprarrenal derivan embriológicamente de la cresta neural (ectodermo) como neuronas modificadas y se pueden considerar como un ganglio nervioso del sistema nervioso simpático.
En respuesta a una situación estresante como es el ejercicio físico o un peligro inminente, las células de la médula suprarrenal producen catecolaminas a la sangre en una relación 70 a 30 de epinefrina y norepinefrina, respectivamente. La epinefrina produce efectos importantes como el aumento de la frecuencia cardiaca, vasoconstricción, broncodilatación y aumento del metabolismo, que son respuestas muy fugaces.

Corteza suprarrenal

La corteza suprarrenal o corteza adrenal es de origen mesodérmico y está situada rodeando la circunferencia de la glándula suprarrenal y secreta hormonas esteroideas. Se dispone en tres capas diferentes de tejido basado en los tipos celulares y la función que realizan:

  • Zona glomerular: Producción de mineralocorticoides.
  • Zona fascicular: Producción de glucocorticoides.
  • Zona reticular: Producción de andrógenos.

Zona glomerular

Las células de la zona glomerular de la corteza suprarrenal, secretan mineralocorticoides, como la aldosterona y la desoxicorticosterona, en respuesta a un aumento de los niveles de potasio o descenso del flujo de sangre en los riñones. La aldosterona es liberada a la sangre formando parte del sistema renina-angiotensina, que regula la concentración de electrolitos en la sangre, sobre todo de sodio y potasio, actuando en el túbulo contorneado distal de la nefrona de los riñones:

  • Aumentando la excreción de potasio.
  • Aumentando la reabsorción de sodio .

La aldosterona, en resumen ayuda a regular la presión osmótica del organismo.

Zona fascicular

Es la capa predominante en la corteza suprarrenal, cuyas células segregan glucocrticoides como el cortisol o hidrocortisona, al ser estimuladas por la hormona adrenocorticotrópica (ACTH). La ACTH es producida por la hipófisis en respuesta al factor hipotalámico estimulante de corticotropina (CRH). Estos tres órganos del sistema endocrino forman el eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal.
El principal glucocorticoide producido por las glándulas suprarrenales es el cortisol, que cumple diferentes funciones en el metabolismo en múltiples células del organismo como:

  • Aumenta la disponibilidad de energía y las concentraciones de glucosa en la sangre, mediante varios mecanismos:
    • Estimula la proteólisis, es decir romper proteínas para la producción de aminoácidos.
    • Estimula la lipólisis, es decir romper triglicéridos (grasa) para formar ácidos grasos libres y glicerol.
    • Estimula la gluconeogénesis o la producción de glucosa a partir de nuevas fuentes como los aminoácidos y el glicerol.
    • Actúa como antagonista de la insulina e inhiben su liberación, lo que produce una disminución de la captación de glucosa por los tejidos.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias que están relacionadas con sus efectos sobre la microcirculación y también regulan las respuestas inmunitarias a través del llamado eje inmunosuprarrenal.
  • Actúa sobre la regulación del agua corporal a través del cortisol que favorece la eliminación renal de agua.
  • El cortisol inhibe la secreción ACTH y CRH

Zona reticular

Segrega esteroides sexuales como estrógenos y andrógenos. Estas hormonas aumentan la masa muscular, estimulan el crecimiento celular y ayudan al desarrollo de los caracteres sexuales secundarios

Bibliografía: Manual de hormonas, Handbook of Human Hormones. neurohipofisal hormones y Wikipedia