¿Cómo podemos prevenir las várices?
  Prof. Dr. César Sánchez y Prof. Dra. Ursula Tropper

TODO SOBRE LAS VARICES

        La  enfermedad varicosa es desencadenada por la debilidad de las paredes de las venas cuya predisposición se hereda. Tiene factores que determinan su aparición en pacientes genéticamente predispuestos como lo es la obesidad y las profesiones que demandan estancias prolongadas de pie. Las mujeres están mucho mas predispuestas porque las hormonas femeninas, especialmente la progesterona, dilatan las venas. Por eso se agravan tanto durante el embarazo. También los anticonceptivos actúan negativamente sobre su evolución .

                     ¿Cómo podemos prevenir su  aparición?

           
Mantenerse dentro del peso normal

            No existe un régimen específico que beneficie al varicoso.  Pero sí actitudes que las empeoran como la obesidad. Las estadísticas muestran que el obeso tiene un 50% más de posibilidades de desarrollar trastornos varicosos que las personas normales y, además, los obesos portadores de várices tienen más riesgo de presentar  complicaciones trombo embolicas cuando son sometidos a cirugías.

Evitar la permanencia prolongada en posición de pie

             Lo mejor es acostumbrarse a realizar breves interrupciones en los trabajos cotidianos caminando durante algunos minutos para retornar luego a sus tareas  También es importante adquirir la costumbre de realizar caminatas diarias para fortalecer la circulación de los miembros inferiores.

 Evitar fuentes de calor excesivo

            No es recomendable una excesiva exposición al sol, principalmente en posición inmóvil, ya que provoca vasodilatación y aparición de esas pequeñas varicosidades tan poco estéticas como son los derrames. Las pacientes portadoras de varices deben permanecer alejadas de las fuentes de calor como estufas,  evitar los baños muy calientes y  la depilación con cera.

Realizar regularmente caminatas

            La contracción de los músculos de la pantorrilla “bombean” la sangre de retorno al corazón . Por eso es tan importante evitar el sedentarismo realizando caminatas diarias, andar en bicicleta ,  practicar deportes, especialmente natación  o bien bailar.

 Precauciones para los viajes largos

            Cuando se viaje en automóvil, la posición sentada con las piernas dobladas durante muchas horas, perjudica la circulación.  Por eso es conveniente hacer paradas regulares donde se harán caminatas que la activen.  Aquellas personas con flebopatías  deberán usar medias o vendaje elástico.  Las mismas indicaciones rigen para las travesías aéreas en que es conveniente caminar cada tanto por el pasillo central a fin de evitar inmovilizaciones prolongadas que entorpecen la circulación.

                   ¿Que  tratamiento nuevo existe ?  

        Si bien lo tradicional fue la cirugía hoy día se impone un nuevo método de tratamiento denominado Foam ,. Se trata de una espuma que inyectada actúa sobre el endotelio de la várice , reduciéndola paulatinamente de tamaño hasta su desaparición ;  el resultado se incrementa si se lo asocia  con la aplicación de láser. Este novedoso método ha revolucionado la Flebología por sus excelentes resultados médicos y especialmente estéticos ya que prácticamente no quedan marcas y sobre todo porque esta indicado tanto en várices grandes como en los pequeños derrames. Es una técnica ambulatoria , no necesita reposo y su aplicación no produce dolor.   Esta maravillosa espuma ha invadido rápidamente el campo de la flebología mundial no reportándose prácticamente complicaciones.
           Debe recordarse que la enfermedad varicosa es evolutiva y progresiva, por lo que se impone, una vez concluido el tratamiento, una consulta anual de control permitiendo al especialista actuar precozmente ante  várices incipientes.